Nuestra misión es mandar un rayo de esperanza a las celdas de prisiones y campos de internamiento.

Con emisiones regulares, primero por internet y más adelante también a través de tantas emisoras de radio como sea posible. En todos los idiomas, y desde/para todos los continentes.

Los ex presos nos confirman que cualquier mensaje, por pequeño que sea, algo como “no te hemos olvidado” dará esperanzas a los presos, confianza y fuerzas para sobrevivir – algo que todos necesitan desesperadamente.

Aunque la mayoría de los campos o prisiones no tienen radio o internet, los mensajes llegarán de alguna manera a todos los sitios, divulgados por nuevos presos, guardias con buena fe, visitantes y rumores. Así ha pasado en todos los países comunistas durante la guerra fría y en Sudamérica. Así llega a África y a Asia. Los muros de las prisiones no son una barrera infranqueable.

Con el tiempo Radio Humanity se dará a conocer por todas partes, con el valor añadido de mantener la fe de estas personas desafortunadas, situadas fuera del punto de mira, forzando gobiernos y parlamentos a hacer más de lo que hacen actualmente.